CÓMO CUIDAR DE TU MENTE Y TU CUERPO EN TIEMPOS DE CRISIS

No tienes por qué avergonzarte si te sientes ansioso o tomas muchas precauciones.

LA crisis de nuestros días es, como todos ya sabemos El Coronavirus (Covid-19) una crisis sanitaria, social y económica sin precedentes que ha logrado generar de forma vertiginosa incertidumbre, inquietud y miedo. Todos los cambios en las rutinas nos hacen sentir una gran diferencia en la percepción que tenemos del tiempo, asi en estas épocas, una hora se siente como si fueran días los que han pasado. Al tratar de asimilar todo lo que está ocurriendo es muy probable que descuidemos nuestro bienestar emocional y físico. Es por eso que cada vez más frecuentemente escuchamos que se desatará una crisis de salud mental.

A raíz del distanciamiento social atiendo pacientes de manera virtual, es ahí donde constato de primera mano, los efectos de la situación actual a nivel del bienestar emocional, mental y cognitivo. Esto es parte de lo que ahora se llama “NN” la Nueva Normalidad, así es que si sientes algunos de estos efectos, piensa / recuerda que no estás solo, esa es la nueva normalidad para muchísimas personas. Miedo, angustia, ansiedad, temor al futuro, reflejados en síntomas tales como comer descontroladamente lo primero que nos encontremos, pasar largas noches sufriendo de insomnio, terror a salir y ser contagiado, sensación de encierro y privación de libertad, entre muchos otros síntomas.

¿Cómo cuidar mi salud emocional?

Busca maneras de mantenerte en contacto mientras cumples con el distanciamiento social.

Las cuarentenas, el autoaislamiento y el distanciamiento social son claves para la seguridad de nuestros entornos sociales, ya sean familiares, laborales, o comunitarios. Como somos seres sociales, que necesitamos del contacto con otros el estar distanciados definitivamente afecta nuestra salud mental y esto trae consigo una profunda sensación de soledad y tristeza. Para abordar esa sensación de soledad usa todos los canales de comunicación que tengas a mano. Aunque nunca será lo mismo una llamada telefónica que una visita, desafiate, adaptate y ponte en contacto con aquellas personas que te son mas cercanas, mas queridas. Veras como el solo hecho de escuchar su voz será relajante y te dará una sensación de conexión, de presencia, la voz lo lograra.

La tecnología y las redes sociales son un gran aliado para estar conectado en tiempos de distanciamiento social, aunque no lo usaras con frecuencia antes, echa mano de las videollamadas, el WhatsApp, los correos electrónicos y las redes sociales como Facebook e Instagram. El mundo digital nunca podrá sustituir la intimidad de un encuentro físico para conversar, tomar un café, celebrar un cumpleaños, o simplemente pasar un rato juntos, sin embargo, durante este tiempo, es una herramienta que tenemos a la mano para sobrellevar la situación de distanciamiento.


No tienes por qué avergonzarte si te sientes ansioso o si tomas precauciones.

Esta es una pandemia mundial, eso no es cualquier cosa, por lo cual es muy probable que los niveles de miedo, ansiedad, temor y muchos otros sentimientos difíciles de manejar vayan en aumento. No hay nada de malo en ello, no hay porque negarlos, esconderlos, reprimirlos eso solo agravará la situación. Si admites que tienes esos sentimientos ya es un gran paso a tu favor, podemos entonces tener miedo juntos, podemos entonces trabajar en cómo manejarlos. Si escondes, niegas o reprimes estos afectos, estas sensaciones, van a buscar maneras de salir, se manifestaran de otra manera e igualmente afectaran tu salud mental y / o física.

No se trata de propagar el pánico, se trata simplemente de dejar a un lado el sentir vergüenza por sufrir ansiedad, que es una reacción normal que se sufre al enfrentarse a una situación muy estresante. Tienes que darte permiso para reconocer y sentir lo que sea que estés sintiendo y hacer lo que consideres necesario para mantenerte a salvo. Si lo haces lograras superar de mejor manera las crisis de ansiedad y tendrás claro que la situación no es eterna, va a pasar.


Enfócate en pensar en las situaciones difíciles que has superado y velo solo como una cosa más por superar. ¿Que puedo hacer mientras tanto?

Quedarnos sin hacer nada nos hace entrar en pánico. Tener demasiado tiempo libre y pocas cosas por hacer aunado a una sobre información de malas noticias muy probablemente hará que aumente la ansiedad. Para dejar a un lado el exceso de malas noticias y tiempo libre haz un repaso de todas esas cosas que siempre has querido hacer y para las cuales nunca antes tuviste tiempo.


Tienes libros pendientes por leer? Hay proyectos que iniciaste a los cuales no pudiste dar continuidad por falta de tiempo? Cosas tan sencillas como acomodar el closet, limpiar ventanas, reordenar un espacio, iniciar una huerta casera, acomodar todo lo que daras al reciclaje, o quizá haya amigos con los que antes no podías reunirte porque ambos estaban muy ocupados? Elabora una lista de tus cosas pendientes, pónlas en orden de prioridad, con fecha y HAZLAS. Ya sea que tienes mucho tiempo porque esta desempleado, o tienes menos opciones de liberar estrés porque estas trabajando desde casa, es momento de hacer un esfuerzo consciente para hacer muchas de aquellas cosas que querias hacer antes y te quejabas de no tener tiempo para hacerlo. Ya veras como el hacerlo ocupara tu mente en algo placentero, te sacara del caos, del exceso de información y sentiras la satisfacción que trae consigo el completar un pendiente.

Pon en práctica pequeños hábitos de cuidado personal durante todo el día

El miedo y la ansiedad prosperan si seguís pereceando, postponiendo cosas por hacer y dejas de lado el cuidado personal. Durante este tiempo repasa las formas en que manejaste de manera eficaz otras situaciones difíciles en tu vida, vuelve a ponerlas en práctica, adapta lo que tengas que adaptar o cambiar. Mantén un dialogo interno positivo, organiza la noche anterior lo que harás al día siguiente, eso te dará un sentido, un propósito.

Te doy siete ideas de cuidado personal que son rápidas y fáciles de implementar en casi cualquier lugar:


1- Al despertar tomate unos minutos para sentir tu respiración, agradece el hecho que amaneciste, estas vivo, respira profundamente, inhala, exhala y agradece al universo poder estar en sintonía, deja ir cualquier pensamiento negativo, de derrota, de temor, agradece ese momento.

2- Busca tu canción preferida y bailala, solo muévete al compas de la música, agradecer por la bendición de poder moverte. Disfrútalo.

3- Toma una ducha mas larga de lo que normalmente haces. Se consciente del agua corriendo por tu cuerpo, si te duchas con agua fría piensa como ella activa tu circulación, como te da energía, si lo haces con agua tibia, disfruta esa sensación tan cálida y piensa como el agua corre, limpia y se lleva tus preocupaciones, estas limpiando con esa ducha tu cuerpo, pero también simbólicamente tu mente.

4- Con tu sonrisa y tus manos, practica el agradecimiento. Siéntate por unos instantes con tus ojos cerrados, las palmas de tus manos a tus costados hacia afuera, relájate, sonríele a la vida, acepta con tus manos abiertas todo lo que universo tiene para darte. Esas sensaciones de bienestar harán más difícil que te aferres a la frustración, a la ansiedad y a otras emociones difíciles de manejar. Sonríele al universo, y el universo te sonreirá de vuelta.

5- Date recreos del exceso de información. Desconecta por un tiempo prudencial los aparatos tecnológicos. El exceso de malas noticias impacta negativamente tu bienestar emocional.

6- Se consciente de tu alimentación, comer comida chatarra, frituras, demasiadas harinas, y azucares no ayudará en nada a tu cuerpo y a tu mente, todo lo contrario. Hazte la costumbre de tomar suficiente agua a lo largo del día, de 1 a 2 litros diarios, come frutas, verduras y hortalizas, tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.

7- Si tienes oportunidad haz algún ejercicio físico: Haz una clase de yoga, de baile, o cualquier otro ejercicio funcional que encuentres disponible en línea. Sal a dar una caminata, o a trotar, respetando el distanciamiento social, el ejercicio favorece la liberación de endorfinas, unas sustancias químicas que producen sensación de felicidad y euforia mejorando tu calidad de vida. Si no eres aficionado al ejercicio físico, pruébalo tres días a la semana comprobarás esa sensación, y ya luego siempre querrás ir en busca de ella.

Aún no sabemos cuál será el impacto total de esta pandemia, pero brindarle a nuestra salud mental y física la atención que merece en este momento ayudará tanto durante la crisis como después cuando lleguemos a la nueva normalidad.

Recuerda que todo esta en tu mente, ahí inicia y acaba todo.