LAS PALABRAS SÍ IMPORTAN

Escrito por Alfred Kaufmann


El dinero puede moldear nuestras emociones y afectos.

Un experimento nos da pistas importantes. Katheleen Vohs , Nicole Mead y Miranda Goode hicieron un experimento social:


PRIMER EXPERIMENTO:

Las investigadoras organizaron dos grupos de voluntarios para formar oraciones con palabras predefinidas. A uno de los grupos les entregaron palabras neutras como por ejemplo: Mañana-clima-amanecer-luz-emoción. El grupo formó oraciones como: “Esta mañana el clima amaneció con buena luz”.


Al otro grupo de participantes les entregaron otro conjunto de palabras relacionadas con el dinero. Con esas palabras formaron oraciones como: “Me gusta ganar bien”.


El siguiente paso fue poner a cada uno de los grupos a resolver un pequeño rompecabezas con 12 figuras geométricas que forman un cuadrado (tangram). La consigna que les dieron fue: si necesitaban alguna ayuda, debían llamar a las investigadoras.


¿Cuál grupo pidió ayuda ? ¿El grupo que formó oraciones con palabras neutras o el grupo que formó oraciones relacionadas con el dinero?


Antes de seguir leyendo trate de razonar y responder a la pregunta de acuerdo a su intuición: Cuál grupo solicitó ayuda?


Resultados:

1- El grupo que formó oraciones relacionadas con dinero se esforzó más que el otro grupo (5:30 minutos contra 3:00 minutos en resolver el Tangram).

2- El grupo influenciado por el dinero se comportó de manera más independiente y empoderada.

3- Los participantes de ese mismo grupo se comportaron también de manera más egoísta y menos cooperativa con los otros.


Las investigadoras concluyeron que las personas influenciadas por el dinero son personas más enfocadas en la tarea pero menos sociales y prefieren estar solos que compartir con otros.


SEGUNDO EXPERIMENTO:

Dos grupos de participantes tenían que hacer un ejercicio similar pero con cualidades distintas de palabras.

Al primer grupo les dieron palabras relacionadas con una actividad física (Bola, zapatillas tenis, sol, zacate), mientras que al otro grupo les entregaron palabras que relacionadas con la tercera edad (bastón, gris, clima cálido, silla, paz).


Les pidieron que durante 5 minutos construyeran la mayor cantidad de oraciones con esas palabras. Luego les pidieron que fueran a tomar un refrigerio a la cafetería, a unos 150 metros de donde estaban.


El grupo de participantes que formó palabras relacionadas con la tercera edad (bastón, gris, etc.) duraron más que el otro grupo en llegar a la cafetería. ¿Casualidad?


¡No! Esto no es una casualidad. El mismo ejercicio lo probaron en otras universidades y el resultado fue siempre el mismo. El grupo que asociaba con palabras relacionadas a la tercera edad siempre llegaba de segundo a la cafetería!


¡Las conexiones que hacemos a través de las palabras tienen la capacidad de influenciar nuestras conductas y comportamientos!


Podemos influenciar los comportamientos de los otros. Eso quiere decir que tenemos la capacidad de facilitar o complicar los ánimos de gente a nuestro alrededor. Compañeros de trabajo, familia o cualquier persona a nuestro alrededor. Las palabras tienen un peso importante en nuestro estado de ánimo y en nuestras decisiones aunque no seamos conscientes de eso.


Las palabras sí importan!


Referencias: (https://www.researchgate.net/publication/6686399_The_Psychological_Consequences_of_Money)


386 views1 comment