ANCLAJES EN LA VIDA

Escrito por Laura Herrera Campos


La mente, el órgano por excelencia que toma grandes decisiones en la vida o el que, por el contrario, redirecciona en otros caminos que no son tan beneficiosos.


Según nuestras historias de vida, experiencias aprendidas, la ebullición de emociones y creencias arraigadas en cada uno, es lo que va a determinar cuál camino transitar. Es natural que la mente cambie constantemente de parecer, que cuestione, haga replanteamientos para seguir avanzando por mejores rumbos en la vida, pero cuando esas creencias lo que hacen es anclar en momentos específicos de la vida que no permiten seguir avanzando, es cuando es necesario detenerse y prestar atención, siendo el primer paso identificar en dónde estamos, lo que sucede y qué rumbo deseamos seguir, para así poder modificar lo que nos estanca en la vida.


Hay quienes desde sus inseguridades no logran romper estos anclajes. Es como si se tratara de un ser que crece dentro de cada uno, se alimenta y llega a tales dimensiones, que ya ha abarcado TODO, invadiendo a tal grado que anula a la persona, predominando esa inseguridad, ese obstáculo para continuar en la vida en el camino de la felicidad y bienestar emocional. En muchos casos llega a tener tanta fuerza que se filtra por los poros hasta trascender hacia las relaciones familiares, laborales, de estudio, de pareja, y con cualquier ser humano que nos encontremos.


En otros casos los anclajes son de vidas pasadas, añorando vivir algo no existente o lamentando lo sucedido sin poder continuar. Y otras anclas en donde las historias están en dirección del futuro, con miles de signos de interrogación y frases tales como: ¿qué pasará si…? ¿Y si no sucede?,” mejor no por lo que pueda pasar” o “por el qué dirán”, interferencias que impiden disfrutar el presente por estar pendiente de lo que viene, en un mundo imaginado plagado de temor, angustia, aprendizajes que anclan. Historias y situaciones hay muchas, al fin y al cabo, lo que tienen en común es el efecto de no poder avanzar en la vida, no poder brillar, un empuje de distanciamiento con el bienestar emocional. Entonces, ¿qué hacer una vez identificado que existe ese anclaje en la vida? Para iniciar es necesario identificar qué tan grande ha crecido, para así poder determinar la mejor herramienta. Entre más pequeño más probabilidad de combatirlo con los recursos personales que usted tenga. Estos tienen muchos nombres, algunos de ellos, tan sólo por mencionar unos cuantos. Estrategia de afrontamiento. Esta ayuda a afrontar y ser activo y no evadir lo que está sucediendo, para lo que es indispensable implementar aquello que usted pueda hacer, informarse de fuentes fidedignas y profesionales para trascender lo habitual. Otra lleva el nombre de resolución de conflictos, le permitirá analizar lo que sí ha funcionado en el pasado para resolver, o aprender nuevas soluciones. Una tercera se denomina expresar emociones, esta es de mucha utilidad para hablar de lo que siente, cómo lo vive y qué necesita, ventila lo que tiene “atorado”, además de liberar pesos innecesarios, le permitirá dar un paso muy importante del inicio de un proceso terapéutico en su mundo interno. Una cuarta se le conoce como apoyo social, esta consiste en buscar personas que le acompañen en el proceso de descubrir sus recursos personales, aprendiendo cómo utilizarlas y conociendo nuevas. Y para terminar con una breve lista, ya que existen muchas, perdonar. Dejar ir lo que ya no está, perdonar – se y perdonar lo pasado, liberar esa carga.


En muchos casos lo anterior no basta, por lo que la terapia psicológica puede ser un recurso necesario, donde un profesional capacitado le acompañe en su proceso, con el uso de habilidades técnicas y profesionales. Lo más importante es su deseo de iniciar el recorrido en la vida sin anclajes.

203 views2 comments