PREGUNTAR, ESCUCHAR, DIALOGAR

Por Etty Kaufmann Kappari


Hace años fui al supermercado con David, mi hijo menor, que en ese momento tenía 5 años. Caminábamos por los pasillos, él buscaba cosas que le interesaran para suplicarme después que se las comprara y yo con la lista de la comida. Cuando dimos vuelta al pasillo, nos topamos a una mujer y a un niño de la edad de David. La mujer estaba gritándole al niño y su tono iba subiendo.

David y yo nos paralizamos. Dejamos de buscar en las repisas y quedamos en shock cuando la mujer le empezó a pegar a su hijo. Entonces, mi pequeño David se fue directo a la escena y se paró delante de la mujer y le dijo:


- ¡No le pegue, déjelo!

Yo me fui detrás de David no solo para protegerlo a él sino para proteger al hijo de la señora. Me paré firme frente a ella y al lado de David:

- ¡Déjelo! –le rogó David.

La mujer se paró frente a mí y con dedo amenazante me gritó:

- ¡No se meta, a mi hijo lo educo yo, usted controle al suyo!

No le hice caso y me metí. La señora no había terminado de gritarme cuando yo ya estaba marcando al 911.

Cuando la mujer oyó que yo hablaba con la policía tomó a su hijo del brazo y lo arrastró hacía fuera. David y yo fuimos detrás. La policía llegó cuando ya la mujer y el niño habían desaparecido.

Recordando esa escena pienso en estos momentos de pandemia, de tanto encierro. Me pregunto por la salud física y mental de tantos niños, niñas y adolescentes que conviven con personas adultas que creen, como la señora del supermercado, que educar es sinónimo de gritar, amenazar, insultar, castigar, restringir o golpear. Error. Esas acciones no tienen nada que ver con la educación.

Eso se llama violencia y no es disciplina, es delito. Por eso sí me metí con la señora del supermercado. Por eso escribo sobre esto ahora.

¿Cómo educar? Abriendo espacio para la palabra y la escucha que es lo que nos define como especie. Los verbos hablar, preguntar, escuchar, dialogar, sonreír, reír, compartir, repetir (porque nadie aprende a la primera) y respetar traen sorpresas agradables y muy buenos resultados.

142 views0 comments