PARQUES Y ÁREAS RECREATIVAS ALIADOS DE LA SALUD MENTAL Y FÍSICA.

Escrito por Isabel Garbanzo.


Los espacios públicos, como parques, plazas y áreas abiertas para esparcimiento y recreación benefician la salud física y mental de las personas ya que contribuyen, entre otras cosas, a disminuir el estrés, mejoran la sensación de bienestar y la relajación. En las ciudades estos espacios son vitales para fomentar la salud física, mental, así como el intercambio social y cultural entre personas de todos los estratos y edades. Están al alcance de miles de personas y no requieren del pago de una membresía o mensualidad…porque ya pagamos por uso mediante el pago de los impuestos municipales.

Pensando en estas ventajas, hace un par de días decidí, darle un uso diferente a mi hora de almuerzo en el consultorio. Me puse las tenis y salí con el plan de darle un par de vueltas a la UCR. Me encanta el recorrido en ese espacio de una milla ya que es completamente abierto, seguro, no hay aglomeraciones, tiene el espacio para corredores y ciclistas bien demarcado. Además de estas ventajas, es uno de los pocos lugares, sino el único, en San José donde los conductores respetan a los peatones y te dan prioridad de paso.

Salí de Los Yoses y ya en la UCR subiendo hacia la Facultad de Letras, el guarda de la casetilla me dijo: “Señora, tiene que usar mascarilla, además aquí es prohibido hacer ejercicio. Solo puede pasar si va a usar alguna de las salidas que hay aquí.” Le agradecí e indiqué que me devolvería para salir.

Di la vuelta para salir por la Biblioteca Carlos Monge Alfaro, y ya a los 200 metros una patrulla de tránsito se detuvo y el oficial me dijo “Señora, tiene que usar mascarilla y aquí es prohibido correr, tiene que salir de inmediato.” Le contesté “Ay señor, si corro con mascarilla me ahogo. Además, no sabía que era prohibido correr aquí, ya salgo.” Salí y me fui a Barrio Escalante.

Estos dos señores, solo cumplían con su trabajo, eso lo tenía bien claro, aun así, mi primer pensamiento giró en torno al absurdo de que, por ejemplo, si me permiten viajar en bus con 50 personas a la par, con las ventanas cerradas, pero me prohíben hacer ejercicio en un espacio abierto, donde si acaso había dos personas más. Ya luego pensé como las municipalidades de manera muy eficiente lograron coordinar con los dueños de bares para tener listos los protocolos de prevención para la apertura de este tipo de negocios. Sin embargo, a la fecha no lo han hecho para los parques y áreas de esparcimiento al aire libre, tan necesarios para fomentar la salud mental y disminuir los niveles de estrés.

Por otra parte pensé que así como el Ministerio de Salud ordenó cerrar los parques y áreas de recreación al aire libre, debió también, desde el 15 de setiembre, girar los protocolos de apertura estandarizados para todo este tipo de áreas, en vez de delegar la responsabilidad a las municipalidades y que haya un protocolo diferente por cada municipalidad. Girar un único protocolo para este tipo de espacios se llama estandarización, que genera eficiencias. Además, en este caso sería una contribución valiosísima en pro de la salud mental y física de los habitantes, ya que es ahí donde los niños pueden jugar – y socializar, donde se fomenta el intercambio social y cultural entre personas de todos los estratos y edades.

Pareciera que la consigna es: Seamos lo más eficientes posibles para lograr abrir de manera segura bares y casinos, donde hay más probabilidad de contagio. Los parques y espacios abiertos públicos que hagan fila por un protocolo, en la telaraña burocrática…porque la salud mental y física, esa siempre puede esperar…

psicóloga – psicoanalista y consultora de RRHH para pequeñas empresas

173 views0 comments